Clama por ayuda, mujer de escasos recursos y discapacidad.

Esta es la historia de Claudia Bonilla Franco, una mujer de 66 años de edad, para quien su vida ha sido un calvario, pero al mismo tiempo como ella misma lo cuenta llena de bendiciones.

Cuando Claudia era más joven recuerda que en el Paseo Cuauhnáhuac,  hace unos 36 años, ella sufrió un accidente donde además de perder la pierna perdió a su madre y a su hija Claudia Andrea Peña, sin embargo eso no fue motivo para que se desanimara y empezara a vivir plenamente con su discapacidad.

Pronto salió adelante con la confección de ropa para mascotas que venden junto con su única hija Perla Angélica de 43 años de edad y sus nietas Andrea y Raquel América.

Sin embargo la vida la ha colocado en una situación más complicada, hace un año sufrió un derrame pleural que la tuvo al borde de la muerte, desafortunadamente esto le provocó que su discapacidad aumentara y en consecuencia sus limitaciones para trabajar.

“Estoy desesperada, recibo una pensión de 2 mil 500 pesos al mes, en SEDESOL me negaron el apoyo de 65 y más con el argumento de que el dinero que recibo es alto y no sabemos que hacer, tenemos muchos problemas económicos, mis nietas ya no estudian porque no alcanza el dinero, con la venta de ropa para mascotas llegamos a ganar unos 100 pesos al día y en ocasiones nada”.

La casa donde habita la familia de Claudia consta de dos cuartos divididos por pedacería de madera, sin puertas, ventanas improvisadas que se asemejan a hoyos, el techo de laminas de asbesto se encuentra fracturado, por lo que se hace necesario en época de lluvias colocar cubetas y hoyas para recibir las goteras.

Las improvisadas camas siempre están mojadas a consecuencia de las lluvias que no logran atajar las laminas rotas, el baño son dos telas improvisadas, no hay estufa y al fondo, sobre un viejo mueble, se observa una pantalla que como dice Claudia sirve para distraerse un poco de las penas.

Pero Claudia a pesar de sus pesares mantiene viva su fe, su esperanza y confía en la ayuda de la población, a veces manifiesta su temor por la muerte pero espera que su suerte y la de su familia cambie para pasar sus últimos días por lo menos sin padecer de las inclemencias del tiempo.

Si usted desea ayudar a Claudia puede comunicarse con ella al teléfono 2467124 o visitarla en su domicilio ubicado en Privada del Cedro #6 esquina con División del Norte en Ocotepec.