Concluyeron los trabajos de la primera etapa de remodelación de la Catedral de Cuernavaca.

 

Las actividades que se realizaron fue la restauración de los techos de la nave de Nuestra Señora de la Asunción para eliminar humedades y desperfectos.

El material utilizado fue un bruñido, elaborado de manera artesanal, como se hizo en la época colonial, en el siglo XVI.

Se le puso además un impermeabilizante, preparado con alumbre y jabón.

En lo que respecta a la torre, estaba a punto de colapsar porque tenía una desviación de 50 centímetros, pero ya quedó en su lugar.

En la cúpula del campanario se aplicó una capa de impermeabilizante elaborado con cera y aplicado a mano.

El edificio, patrimonio de la humanidad declarado en 1994 por la Unesco, tenía más de 15 años que no se le hacían trabajos de mejora , y en ese entonces no fue de un nivel tan profundo como se le realiza en la actualidad.

La inversión hasta el momento es de 24 millones de pesos.

Quien gestionó los recursos para realizar los trabajos fue el diputado federal Matías Nazario Morales.