Familiares de veteranos zapatistas siguen sin recibir pensiones del Estado; esperan que en breve se resuelvan los amparos jurídicos y que se defina el padrón de beneficiarios.

Los familiares de los zapatistas que lucharon en la época revolucionaria, persisten en conseguir las pensiones a las que tienen derecho por decreto del Poder Ejecutivo estatal.

El gobierno estatal interpuso un amparo porque se niega a entregar el apoyo. El conflicto lleva más de seis años.

Los familiares de los zapatistas afirmaron en conferencia de prensa, en Plaza de Armas, que tienen confianza en que pronto se destrabe el conflicto, después del nombramiento de Roberto Soto Castor, funcionario de la Secretaría de Gobierno, como titular de la Comisión de Estudios de Antecedentes Revolucionarios, quien realiza un padrón de los beneficiarios.

El dirigente del Frente Zapatista en la entidad, David Polanco Segura explicó que cada familiar tiene derecho a recibir una pensión vitalicia de no menos de 30 salarios mínimos.

Quienes buscan la pensión son entre mil 500 a dos mil personas, que viven principalmente en los municipios de Tlayacapan, Huitzilac, Totolapan, Ocuituco y Tlaltizapan.

Por ahora, hay una bolsa de 525 mil  pesos asignados dentro de la Ley de Beneficios, Estímulos y Recompensas; y el otro recurso proviene del Instituto Proveteranos de la Revolución del Sur, con 485 mil pesos asignados este año.