Coordinación entre niveles de Gobierno impactó positivamente en la estrategia “Morelos sin Hambre”

 

 

  • Presentan evaluación sobre estrategia contra pobreza implementada en 2016

 

Una evaluación a la estrategia “Morelos sin Hambre”, implementada en 2016, reconoció el nivel de coordinación alcanzado por los tres niveles de gobierno, lo que permitió avanzar en la implementación de diversos programas sociales.

 

El documento presentado por el académico Vicente Arredondo destacó que una de las fortalezas de la estrategia fue la focalización de territorio y la implementación de las Jornadas de Fortalecimiento Municipal, que ofrecieron programas sociales de manera directa a las comunidades.

 

Ante representantes de los tres niveles de gobierno, Arredondo consideró que para un mejor desempeño de coordinación se debe reforzar la capacitación de los funcionarios “en torno a una sola visión de campo y de estrategia”, y también continuar la armonización del trabajo con el fin que los programas sociales tengan un impacto inmediato en la población.

 

El análisis elaborado para la Comisión Estatal de Evaluación (Coeval) de Morelos fue presentado ante la secretaria de Desarrollo Social (Sedeso), Blanca Almazo, quien consideró como positivo el análisis pues ayudará a mejorar el impacto en futuras estrategias a desarrollar.

 

El secretario de Gobierno, Matías Quiroz, quien también estuvo presente, recordó que estas acciones tienen como fin la lucha contra la pobreza y en Morelos el gobernador Graco Ramírez está atento de cualquier evaluación a las políticas públicas que permitan un mayor impacto social.

 

Aseguró que en Morelos los programas sociales no se condicionan y ni tienen tintes partidistas, al tiempo que llamó a redoblar esfuerzos para que impulsar el desarrollo social y llevar más ayuda a las personas que menos tienen y más lo necesitan.

 

“En Morelos estamos haciendo bien las cosas, al atender las necesidades de la población que más lo necesita, para que su calidad de vida mejore, por lo que no bajaremos la guardia y redoblaremos esfuerzos en favor de su gente”, expresó

 

Morelos sin Hambre fue una estrategia que se desarrollo durante 120 días en los 33 municipios del estado a través de 35 Jornadas de Fortalecimiento Municipal en las que se estima participaron unas 20 mil personas.

 

Se espera que impacto directo en la población sea reflejado los indicadores que elabora el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y que se esperan conocer en septiembre próximo.

 

Durante las 35 Jornadas de Fortalecimiento Municipal se logró la filiación de 94 mil personas al Seguro Popular y 12,330 personas certificadas en primaria y secundaria.

 

Además, casi 10,500 mujeres se inscribieron al Seguro de vida para Jefas de Familia, con lo que ya suman 140 mil mujeres en el estado con este beneficio, al tiempo que se afiliaron 3 mil adultos mayores al programa Más 65.