Durant, la espina atravesada en la anatomía de los Cavs

Kevin Durant está jugando a nivel de MVP. Es un jugador que los Cleveland Cavaliers no han encontrado la manera de detenerlo o superarlo. Fue una noche redonda para Durant a ambos lados de la duela y eso lo hace un jugador muy completo. Terminó con 33 puntos, 13 rebotes, 6 asistencias, 3 robos y 5 bloqueos. Lo que vimos en el segundo juego de la serie fue una obra maestra por parte de Durant acompañado por el resto de talento que tiene Golden State. No hay duda es la pieza que necesitaban el año pasado, y ahora que la tienen, son el mejor equipo de la NBA.

Estos son los números de Durant en los dos primeros partidos. Números de MVP:

– Líder en puntos por partido (35.5).
– Líder en rebotes 11.0.
– El equipo anota 61% de sus tiros de las asistencias (14) de Durant.
– Ha mantenido a Cleveland a 37% FG cuando es el defensivo primario.
– Terminó con 5 bloqueos y 3 robos en el Juego 2.

Stephen Curry hace segunda…

Fue en 14 ocasiones a la línea de castigos y terminó perfecto. Acabó con 32 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias y ¿no fue el mejor del equipo? De hecho, registró el primer triple-doble en su carrera en postemporada. Curry aprovecha la visión periférica para pasar el balón y con el desempeño de sus compañeros tiene los espacios para tirar o bien con su manejo de balón puede ir adentro y atacar el aro. Uno de varios venenos que debe absorber la defensiva de Cavaliers.

LeBron James con gran partido…

No hay duda que James es el mejor jugador de la NBA, pero sólo no puede vencer a un equipo que es muy completo. LeBron tuvo el octavo triple doble en su carrera en Juego de Final de NBA, empatado con Magic Johnson. Terminó con 29 puntos, 14 rebotes y 11 asistencias, pero insisto, necesita de más armas para poder frenar a Golden State. Armas a la defensiva.

El asterisco en la actuación de James sería en la defensiva, pues Golden State terminó con 63% FG (17-27) cuando LeBron era el defensivo primario. Aun así James está dejando todo en cada partido.

Kevin Love hizo su parte…

Las dos primeras canastas de Cleveland en el partido vinieron por conducto de James y Kevin Love en penetraciones y puntos en la pintura. Love tuvo un mejor partido que el anterior y terminó con 27 puntos, 7 rebotes y se vio más intenso en ambos lados de la duela. Cleveland dominó la pintura 60-40, algo que no ocurrió en el juego anterior.

Ajustes para el tercero de la serie…

Tyronn Lue, coach de Cavaliers, fue muy claro. “Contra un equipo como Golden State no te puedes dormir en la defensiva, no te puedes descuidar, tienes que estar alerta en todo momento”. Cleveland tiene que mejorar la defensiva si quiere llevarse un partido para su cuenta. Necesitan jugar de forma intensa todos y cada uno de los jugadores que entren a la duela y lo tienen que hacer por los cuatro periodos. De poco les sirvió que hayan sacado 23 puntos de las 20 pérdidas de Warriors. No basta con que James, Irving y Love jueguen bien. Necesitan a todo el equipo.

De la forma que está jugando Golden State poco hay que ajustar; y quizás pasa por lo mismo, tiene que bajar el número de pérdidas de posesión. Aunque terminaron con 34 asistencias en 46 tiros acertados. El 73% de sus canastas son asistidas, lo cual los haces indefendibles. De los 13 jugadores que pisaron la duela solo uno (Matt Barnes) no dio asistencia y nueve se fueron con múltiples asistencias.

Vía: ESPN