La señora Dora Anaya rechazó visitar a perros bajo resguardo de la Propaem

Share Button

La Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Morelos (Propaem), atendió la instrucción del Juez Tercero de Distrito de permitir que la señora Dora Julia Anaya Leyva visite y conviva con más de 140 perros que están bajo su resguardo; sin embargo, la solicitante rechazó hacerlo.

La Propaem recibió el oficio 19366/2017 emitido por el Juez el 9 de mayo; en cumplimiento, esta instancia elaboró el oficio PROPAEM/OP/0036/2017 con el cual notificó a la señora Anaya el horario de visitas y convivencia, dicho documento fue recibido con fecha 11 de mayo por la interesada, a través de su representante legal Myredd A. Mariscal Villaseñor, sin obtenerse alguna respuesta.

Este martes, el Gobierno del Estado instruyó al titular de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Morelos (Coprisem), Sergio García, atender a la señora Anaya Leyva y acompañarla a visitar a los perros.

A pesar de que hubo un acercamiento –incluso con un pequeño grupo de animalistas- afuera de la Residencia Oficial, no hubo una respuesta positiva por parte de la señora Anaya y su representante legal.

Para dar certeza y transparencia sobre la situación de los perros, autoridades de la Propaem y Coprisem condujeron a medios de comunicación y representantes de la sociedad civil organizada al sitio donde están bajo resguardo desde el 16 de abril.

La titular de la Propaem, Laura Elizabeth García Méndez explicó que los canes reciben la atención médica y física adecuada; resaltó que ahora están debidamente identificados, separados por tamaño, sexo, así como por enfermedades para evitar contagios y garantizar su seguimiento médico constante.

El titular de la Coprisem recordó que la intervención de la autoridad estatal es en respuesta a la solicitud de vecinos de Tepoztlán que durante años han advertido sobre riesgos de salud pública.

“Esta situación lleva más de diez años o por lo menos diez años; en el que los vecinos han estado interponiendo quejas, denuncias ante las diferentes instancias; es un problema que ha generado un conflicto social, pero más allá del conflicto social es lo que provoca en el ser humano, en el ambiente”, precisó.

Explicó que en este caso en particular, el acopio irregular de perros ha provocado daños a la salud en las tres esferas que la integran, es decir, física mental y social: “Durante estos diez años se ha alterado la salud mental; hemos detectado afectaciones físicas, enfermedades que probablemente fueron transmitidas por los perros; en el aspecto social ha habido una alteración total”.

Finalmente se reiteró que mientras se espera la resolución final del juez, los animales continuarán bajo el resguardo de la Propaem.

Share Button
Top