Donald Trump exalta sus logros

HARRISBURG.

Donald Trump consideró ayer que en sus primeros 100 días como Presidente realizó un trabajo extraordinario. Y declaró ante sus partidarios que “hay que prepararse para las grandes batallas que vienen y que ganaremos en cada ocasión.”

El mandatario reiteró que si no puede obtener un buen trato para los trabajadores le pondrá fin al Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN).

Respecto al tema de la frontera, Trump dijo de nuevo que su país necesita seguridad y cámaras para evitar el paso de droga e inmigrantes ilegales, por lo que es necesaria la construcción del muro fronterizo con México.

En un entusiasta mitin al estilo de campaña electoral en Harrisburg, capital de Pensilvania, un estado clave en su triunfo en las urnas en noviembre pasado, Trump afirmó que sus primeros días de gobierno “han sido muy fascinantes”, y mencionó una lista de los que han sido sus logros.

Trump dijo que los mayores logros de sus primeros 100 días incluyen ver la confirmación por el Senado de su candidato a la Corte Suprema, sacar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP), un mercado bursátil al alza y la flexibilización de las regulaciones para la exploración de fuentes de energía.

Mis primeros cien días han sido muy productivos (…) Hemos cumplido una promesa tras otra”, afirmó Trump, apesar de los numerosos reveses sufridos, entre los que destacan su fracaso para reformar el sistema de salud heredado de su antecesor, Barack Obama, y la suspensión por la justicia de sus decretos contra la inmigración.

El Presidente dedicó buena parte de su discurso a lanzar críticas incisivas contra la prensa estadunidense a la que calificó de deshonesta, por lo que dijo que merece “una enorme calificación reprobatoria”.

Ayer por la noche, la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca celebró su cena anual, a la que, hace semanas, Trump dijo que no asistiría.

Señaló en su discurso que la prensa estaba atrapada en su cena en Washington y pronosticó que sería “sumamente aburrida”.

En relación con el Acuerdo de París, el Presidente republicano señaló que tomará “una gran decisión” sobre de cambio climático en las próximas dos semanas e insistió en que las regulaciones medioambientales ahogan el crecimiento económico y son responsables de la pérdida de de empleos en el país.

SALEN A DEFENDER EL MEDIO AMBIENTE
Miles de personas en varias ciudades de Estados Unidos marcharon ayer que se cumplieron los 100 días de gobierno del presidente Donald Trump para exigirle medidas contra el cambio climático y denunciar los retrocesos exhibidos por el gobierno en este tema.

En el evento central, la “Peoples Climate March” (Marcha del Pueblo por el Clima) en Washington, D.C., decenas de miles de manifestantes recorrieron la Avenida Pensilvania bajo un calor sofocante para rodear la Casa Blanca.

Entre los participantes de la protesta en la capital estadunidense, se encontraban personajes conocidos como el actor Leonardo DiCaprio y el exvicepresidente Al Gore.

Algunas pancartas protestaban modificando el lema utilizado por Trump durante su campaña “Hagamos Estados Unidos grande otra vez” por “Hagamos a Estados Unidos genial otra vez”, y otro, “Hagamos que EU vuelva a ser inteligente”.

Otros carteles remarcaban los costos ambientales y económicos de los frecuentes fines de semana del Presidente en su residencia de Mar-a-Lago, Florida, la cual está amenazada por el aumento del nivel del mar.

Los organizadores dijeron que alrededor de 300 marchas o mítines de apoyo se llevaron a cabo en todo el país, incluidas ciudades como Seattle, Boston, Maine y San Francisco. En Chicago, los manifestantes marcharon desde la plaza federal de la ciudad a la Trump Tower.

Esta semana, el mandatario firmó una orden ejecutiva para revisar las prohibiciones impuestas por Obama para permitir explotaciones petroleras en las costas del país, lo que podría abrir zonas del Ártico o del Golfo de México a nuevos pozos.

Trump dijo que dará prioridad al crecimiento económico frente a las preocupaciones de los grupos ambientalistas.

En tanto, el director de la EPA, Scott Pruitt, ha reiterado en diversas ocasiones su escepticismo sobre la evidencia científica tras el calentamiento global.
Vía EXCELSIOR