Hubo reparto de tierras pero no hay justicia para el campesino: Alcalde de Tlaltizapán

“La tierra está repartida, pero de nada nos sirvió si termina convertida en construcciones y fraccionamientos que enriquece solo a unos, menos a los campesinos” manifestó el alcalde de Tlaltizapán en el homenaje luctuoso a Zapata.

Este lunes hubo homenajes en Jojutla, Zacatepec y Tlaltizapán conmemorando el 97 aniversario luctuoso del caudillo del Sur, los homenajes encabezados por las autoridades municipales, recordaron el legado y la lucha de la revolución mexicana, la demanda de reparto de tierras y la traición y muerte del general Emiliano Zapata en Chinameca.

Pero fue en Tlaltizapán, donde se dieron cita agrupaciones campesinas, instituciones educativas y tras el homenaje cívico cultural, realizaron el desfile tradicional para depositar ofrendas florales en el Monumento del Crucero de Cuatro caminos, en el ex cuartel ahora museo y finalmente en el mausoleo que zapata construyo exprofeso para los mandos de su ejército.

Ahí los campesinos denunciaron los despojos de tierra por el paso de la autopista siglo XXI, la falta de pagos por la venta de tierra a una fraccionadora en Santa Rosa 30 y el severo problema que tienen para que la tierra sea rentable que los ha obligado a migrar.

Sin duda el discurso más aguerrido fue el del acalde David Salazar, quien reconoció la falta de justicia para los campesinos, luego de recordar la mitológica lucha de Zapata: “apenas se ha conseguido una parte”, y recordó a finales de los 80 se concluyó el reparto agrario, como se declaró en 1993.

Se repitió la tierra, pero falto repartirse la justicia y de nada sirve si hoy esa tierra termina convertida en construcciones y fraccionamientos y que enriquece solo a unos cantos, menos a los campesinos y exhorto a no permitir más la venta de las tierras y demando congruencia a los gobernantes para no dar caridad o limosnas a los hombres del campo.

Pidió a las autoridades ejidales y organizaciones campesinas de cumplir con la vocación de Zapata y de las organizaciones ejidales de defender a los campesinos y sus tierras para que sea un campo de siembra y no de violencia y se cumpla el legado y la justicia de Zapata.