RESPONSABILIZA GOBIERNO A OBISPO DE CONFLICTO RELIGIOSO EN TEPALCINGO

El secretario de gobierno Matías Quiroz, responsabilizó al Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, de romper acuerdos para la realización de la festividad del 3er viernes de cuaresma en el santuario de Tepalcingo y solicitan la intervención de la Sria de Gobernación ya que advierten signos de violencia.

De acuerdo al secretario, “uno de los propósitos, tanto de los Gobiernos federal y estatal es apoyar institucionalmente a la solución de conflictos entre comunidades y Asociaciones Religiosas. En ese sentido, la búsqueda de acuerdos, mediante el diálogo permanente, ha permitido alcanzar la conciliación de las discrepancias que se han presentado en los últimos meses en el Santuario de Tepalcingo. ”

El encargado de la política interna explico que tras seis meses de diálogo, el pasado mes de febrero se logró la concertaciones y acuerdos, entre las autoridades la Secretaría de Gobierno; así como de la Secretaría de Gobernación (Segob) donde se firmó un convenio con representantes de la Diócesis de Cuernavaca y mayordomos para dar por concluido el conflicto del Santuario de Tepalcingo, en honor a Jesús de Nazaret. En el convenio, se establecieron las condiciones de administración de los recursos de la Feria del Tercer Viernes de Cuaresma en Tepalcingo y también se estableció el regreso de la Sede Parroquial al pueblo de Tepalcingo cuando las condiciones lo permitieran.

A pesar de todas estas acciones, los conflictos continuaron escalando, hasta que el pasado domingo 5 de marzo de 2017 en la misa dominical el párroco informó a los pobladores que se retiraría de manera definitiva la Sede Parroquial de Tepalcingo, para lo que el Obispo nuevamente expediría el Decreto correspondiente. Este Decreto fue expedido el 8 de marzo de 2017, junto con un documento dirigido a la Subsecretaría de Migración, Población y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación. “Es importante destacar que a pesar de las mesas de trabajo que se han tenido, el pasado 7 de febrero de 2016, por razones desconocidas y de manera absolutamente innecesaria y carente de sensibilidad social, el Párroco José Jesús de la Cruz convocó a la población que lo apoyaba a una “Marcha de la Paz”.

El objetivo no revelado abiertamente pero que después fue evidente era, recuperar la posesión del santuario. La marcha concluyó con algunos connatos de violencia, sin embargo, no pasó a mayores y se entregó la posesión del Santuario al grupo que marchaba. Ante tal circunstancia, se estableció un Acuerdo temporal que fue firmado el 8 de febrero de 2016 en la que se asumieron diversos compromisos en lo inmediato y la anuencia de ambas partes de celebrar las festividades patronales en paz. Mientras tanto, se siguieron coordinando esfuerzos para la obtención de información respecto del conflicto y los pobladores. A pesar de las discrepancias que ha habido, en todo momento se ha buscado entre los representantes de los grupos en conflicto y la Diócesis, el diálogo y la solución de acuerdos. Ante tal panorama y a pesar de la voluntad que hay para transitar en bien de Morelos, el obispo de Cuernavaca, Ramón Castro y Castro rompió los acuerdos con la comunidad por intereses económicos. Por ello, desde el Gobierno del estado, lo convocamos e invitamos a reflexionar sobre la decisión tomada, de lo contrario será responsable de los actos violentos que se puedan desarrollar, afectando a los lugareños, al romper con las tradiciones de más de 80 años, en donde desfilan más de un millón y medio de peregrinos. Hacemos un llamado a la Secretaría de Gobernacion para que intervenga de forma inmediata en la solución del conflicto. El gobierno de la Visión Morelos reitera en todo momento su disposición y compromiso para avanzar a través del diálogo y acuerdos en beneficio de Morelos y su gente.