Regidores faltistas de Cuernavaca, documentos revelan inasistencias

Share Button

Qué pasaría si usted o yo faltamos un día a nuestro centro de trabajo, la respuesta es obvia seguramente veremos reflejado en la quincena el descuento correspondiente.

Sin embargo, para los 17 integrantes del Cabildo de Cuernavaca no se aplica ese descuento a su jugoso cheque de más de 57 mil pesos mensuales a pesar de que se han dado el lujo de faltar 27 veces en un año de su labor más visible, las sesiones de Cabildo en las que tendrían que analizar, discutir los problemas que aquejan a la ciudad y ofrecer soluciones.

En esta entrega especial se dará a conocer quiénes son los integrantes del Cabildo de Cuernavaca que más faltas tienen acumuladas durante las 55 sesiones ordinarias y extraordinarias que se han efectuado desde el primero de enero del 2016 al 24 de enero del 2017, de las cuales cabe resaltar seis fueron suspendidas por falta de quórum, es decir, por la inasistencia de diez o a veces once regidores.

La lista la encabezan los dos principales opositores al gobierno de Cuauhtémoc Blanco Bravo: el regidor por el Partido Social Demócrata (PSD), Eduardo Bordonave
Zamora y la síndico municipal, Denisse Arizmendi Villegas.
En el caso del regidor Bordonave, de acuerdo a la lista de asistencia obtenida por este Línea Caliente se puede corroborar que a lo largo de un año ha faltado a las sesiones en 27 ocasiones, es decir, que solo ha presentado a la mitad de las sesiones de Cabildo.

Bajo el argumento de que tiene que atender los trabajos de su comisión, Eduardo Bordonave justificó sus inasistencias:
“Yo creo que no se vale cancelarle a otra gente con la que tenemos ya un compromiso por un tema de Cabildo porque a final de cuentas el trabajo de Cabildo se ha venido haciendo.
Yo tengo la estadística que la Comisión de Gobernación que presido es la que más puntos ha entregado a Cabildo.
¿Cuántos dictámenes ha presentado a lo largo de este año?
No tengo el dato concreto, este (…) pero por mucho es la Comisión que más dictámenes ha emitido”.

Otra que se destaca por sus ausencias es la síndico municipal, Denisse Arizmendi Villegas con 13 faltas, así como los siguientes nueve regidores que curiosamente que a lo largo de este año se han tornado como el grupo opositor al presidente municipal Cuauhtémoc Blanco Bravo:

Eugenia del Carmen Guadarrama con 13 faltas; Juan Miguel Serrano Gastelum,
con 12; Laura Herman Muzquiz del Partido Verde, Rafael Domínguez del PRD y Pedro
Linares del PSD con 11 Faltas; seguidos de Teresa Pardiña Orduño con nueve igual que que la regidora perredista Amelia Fernández Aguilar.

Los que tampoco se quedan atrás son el regidor de Movimiento Ciudadano, Jorge Dada con ocho inasistencias y el panista Jorge Pallares con seis.
A pesar de la constancia de las faltas, el regidor por el PSD, Eduardo Bordonave, dejó entrever que no está dispuesto a que le descuenten sus inasistencias, justificadas.
“A nosotros no nos pagan por venir a Cabildo, si fuera así nos pagarían por un día a la quincena porque cada día quince días tenemos Cabildo.
Yo he justificado mis inasistencias a Cabildo precisamente argumentando que he estado ocupado haciendo funciones de regidor, y las funciones no es venir a Cabildo solamente”.

Sin embargo, el regidor también del PSD, Pedro Linares, no comparte la misma opinión:
“Yo estaría de acuerdo en que en caso de que un regidor no justifique sus faltas se le descontará el sueldo como a cualquier regidor”.

A un año de la actual administración a ninguno de estos regidores se les ha aplicado un descuento a su sueldo de 23 mil 500 pesos quincenales y tampoco se les ha suspendido la cantidad de 22 mil pesos mensuales que reciben fuera de nómina por concepto de “ayuda social”.
Tampoco ninguno de los 17 integrantes del Cabildo, incluido, el alcalde de Cuernavaca, ha solicitado la suspensión definitiva de cualquiera de estos regidores faltistas aún cuando el artículo 181 de la Ley Orgánica Municipal vigente prevé hacerlo en su capítulo tercero cuando dejan de asistir consecutivamente a cinco sesiones de Cabildo sin causa justificada.
Pero es precisamente bajo justificaciones como los regidores han logrado evitar que este precepto se haga efectivo.

Share Button
Top