Reducir 50 por ciento el IEPS a las gasolinas medida insuficiente para contener carestía y aliviar malestar social: Bolaños Aguilar

Share Button

Contener el precio de las gasolinas sólo para el periodo del 4 al 17 de febrero no es suficiente para frenar la carestía ni atender los reclamos ciudadanos que se han manifestado desde el pasado primero de enero, afirmó el presidente de la Cámara de Diputados, Javier Bolaños Aguilar, y reiteró que la salida a esta problemática es reducir al menos en 50 por ciento la tasa actual del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

El diputado Bolaños Aguilar comentó que el precio de los combustibles en México no puede depender de los vaivenes del mercado internacional del petróleo, del errático comportamiento del tipo de cambio, y de la adecuada o no aplicación de las medidas de austeridad, pues todo ello es variable y registra altibajos constantes.

La manera más efectiva y perdurable para mantener los costos de los combustibles al consumidor en niveles aceptables para la economía de los mexicanos, es bajar el IEPS que se aplica a las gasolinas y el diésel, subrayó al solicitar a la secretaría de Hacienda y Crédito Público evaluar este planteamiento.

El legislador por el estado de Morelos recordó que por cada litro de gasolina, alrededor de seis pesos corresponden a impuestos, esto es, cuatro de IEPS y dos del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Esta proporción, aseguró, es producto de la Reforma Fiscal que “mi partido votó en contra”.

Por ello, reiteró el diputado Bolaños Aguilar, nuestro grupo parlamentario en San Lázaro mantiene su propuesta de disminuir a la mitad el IEPS, es decir, si ello se concreta sería factible reducir el litro de la gasolina Magna, de 15.99 a 13.99 pesos; de Premium, de 17.79 a 15.79, y el precio del diésel bajaría de 17.05 a 15.05 pesos por litro al consumidor.

Planteó a las autoridades hacendarias no descartar esta vía de solución a una medida como el “gasolinazo”, que en el último mes causó rechazo prácticamente generalizado y un amplio malestar social que, en algunos momentos, pudo desbordarse y derivar en alguna situación más preocupante.

Más allá de la decisión de la secretaría de Hacienda de no ajustar esta vez al alza el precio de los combustibles, queda la incertidumbre de qué pasará la próxima semana con los precios de las gasolinas, así como la interrogante de cuál será el resultado de la liberalización que se dará a partir del próximo 18 de febrero, expresó.

Share Button
Top