Inicia fábrica de inventos en el Museo de Ciencias, participan niños de 8 a 12 años

Con la participación de estudiantes de la escuela primaria Alfonso N. Urueta del municipio de Cuernavaca inició el programa educativo “Fábrica de Inventos” en el Museo de Ciencias de Morelos resultando ganador el equipo Súper Dispositivos 1000 8000 con un proyecto de GPS para localización de mascotas.

“En 2016 la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología presentó el programa ‘Fábrica de inventos’ durante la estrategia ‘Junio, mes de la patente’ un modelo educativo que les enseña a niñas y niños por qué es importante ser innovadores y qué es la propiedad intelectual a través del desarrollo de un producto tecnológico original”, expresó la directora del Centro Morelense de Comunicación de la Ciencia, Luz del Carmen Colmenero Rolón.

La funcionaria indicó que la convocatoria está abierta para que docentes o padres de familia interesados se acerquen al Museo de Ciencias de Morelos para programar la visita de su escuela y participar en este programa educativo innovador con sello morelense.

“En el Museo de Ciencias identificamos que los infantes están ávidos de experimentar y les entusiasma jugar a ser inventores, en este sentido, aprovechamos el modelo para fomentar su ingenio para desarrollar objetos novedosos con elementos básicos como palitos de madera, tapa roscas, plastilina y colores, por ejemplo y los resultados nos han asombrado”, detalló Colmenero Rolón.

Los participantes en Fábrica de Inventos son guiados por jóvenes capacitados para hacer de esta actividad una gran experiencia divertida y que a su vez se lleven un aprendizaje. Al término de la actividad los proyectos desarrollados tienen un sello simbólico del Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial y el mejor producto evaluado por el jurado recibe un premio especial.

“Los esperamos en el Museo de Ciencias de Morelos o llámenos al teléfono 777 3123979 o comuníquense al correo electrónico [email protected] para obtener más información y registrar a su escuela”, concluyó Colmenero Rolón.